Select Page

Más protestas en colegios que no tienen clases

Más protestas en colegios que no tienen clases

Padres y madres de escuelas del casco urbano y de distintos barrios y localidades de la periferia coincidieron ayer a la hora de protestar por el “pésimo” estado edilicio de los colegios donde estudian sus hijos: una constante desde que una explosión por acumulación de gas en un salón causó la muerte de Sandra Calamano y de Rubén Rodríguez, la vicedirectora y el auxiliar docente de la Primaria 49 de Moreno.

Docentes, padres y alumnos de ese colegio, al igual que la orquesta-escuela que los sábados ensaya en sus instalaciones, participaron ayer del acto frente a la Casa de la Provincia de Buenos Aires, en la capital federal, donde finalizó la “marcha de silencio y luto” que organizaron los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense en conmemoración de Calamano y Rodríguez.

En tanto, desde primera hora del día, la Ciudad estuvo atravesada por numerosos actos de protesta encabezados por madres y padres de algunos de los más de 40 colegios que tienen sus actividades suspendidas, en la mayoría de los casos por fugas de gas, instalaciones eléctricas inseguras y cielorrasos con riesgo de derrumbe.

En la Primaria Nº 8 de diagonal 74 y 16, los padres se reunieron a la hora de entrada del turno mañana, es decir, a las 8, en la puerta del establecimiento. “Vinimos a exigir respuestas para problemáticas que vienen de lejos”, dijo Emilce, mamá de una alumna. En la histórica institución se encuentran sin clases por deficiencias en la infraestructura, lo que generó en la víspera una tensa reunión con las autoridades.

Lejos de allí, en la Escuela Nº 70, situada en el cruce de la Ruta 36 con la calle 529, los padres hicieron un piquete para pedir que “solucionen los incontables problemas que tiene el edificio”, dijeron.

En Los Hornos, más concretamente en 63 y 139, la comunidad del industrial Nº 3 llevó a cabo un abrazo simbólico al inmueble. “Los chicos no asisten a clases por decisión de los padres, quienes plantearon que mantendrán esa postura hasta que obtengan respuestas favorables sobre la ejecución de las obras necesarias que empiecen a poner fin a la crisis edilicia que atraviesa la institución”, comentó un profesor, quien detalló que “se labró un acta firmada por la inspectora, un centenar de padres y varios docentes, en la cual se pidió un plan de trabajo con plazos precisos para garantizar la seguridad de todos, así como un plan de contingencia para la continuidad pedagógica”.

“Si el lunes a la mañana no viene personal de la DPI (Infraestructura Escolar de Educación bonaerense), nos movilizaremos nosotros para que nos escuchen”, advirtió una madre.

En la Secundaria Nº 45 de 23 bis y 85, en Altos de San Lorenzo, también están las clases suspendidas. En este caso, desde el jueves pasado y a causa de “pérdidas de gas en estufas y en la cocina, filtraciones de agua por las paredes y dos pozos ciegos en desuso con peligro de derrumbe”, explicaron en la institución. “El lunes volveremos a realizar una asamblea, y para entonces esperamos que alguien se acerque. Esta escuela fue inaugurada en 2015, es increíble que tenga tantos problemas”, se quejaron.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + dieciocho =

Siguenos en Twitter


Cotización de Hoy

Nuestra Página en Facebook!

Estamos en Google Plus

Calendario económico en tiempo real

Encuestas

¿Cómo es nuestro sitio?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

Archivo, Despliega Para elegir el Mes

Formulario de Contacto

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

Comparte esta Publicación

Compártela con tus amigos!