Select Page

El Mercadito espera por obras y asistencia social

El Mercadito espera por obras y asistencia social

A principios de abril, y luego de una escalada delictiva con episodios de variado calibre que incluyeron el robo de un móvil policial, el Gobierno decidió intervenir el barrio El Mercadito, una de las zonas calientes de La Plata, y para eso convocó a más de 560 agentes de tres fuerzas: la Policía Federal, la Bonaerense y la Local, quienes se movilizaron a pie, con 50 vehículos oficiales – entre patrulleros y motos-, un carro antidisturbios y un helicóptero.

Apostados durante 20 días, los efectivos fueron testigos de la situación que se vivía en ese sector de la periferia platense, donde los vecinos convivían con delincuentes quienes, lejos de sentirse amedrentados por la presencia de las autoridades, continuaron su accionar.

El procedimiento se llevó a cabo en un territorio amplio, comprendido entre las calles 13 y la Autopista La Plata- Buenos Aires y desde calle 526 a 508, y cambió por completo la fisonomía de los suburbios.

Al operativo de saturación se le sumaron algunas obras menores impulsadas desde la Comuna, pero un recorrido visual por el lugar revela que el problema estructural que detenta el barrio amerita un trabajo de infraestructura más profundo, algo que será apuntalado por los testimonios recogidos.

Tras el megaoperativo, “se ven unos pocos patrulleros. Sobre todo de la Policía Local a la mañana”, sostiene Macarena. Esa es una novedad, porque “antes los sacaban a piedrazos, los nenes sobre todo, que se copiaban de los más grandes”.

Pero de cualquier forma, refiere, que “el problema es a la noche. A esa hora no salimos de las casas”.

Por su parte, Martín, que además de su trabajo en una conocida empresa de lácteos ayuda en una ONG local, se muestra escéptico, y se suma a quienes colocan la culpa en “los de afuera”. “No sé si sirvió del todo, acá el tema era que venían de otros barrios a pelearse a los tiros con gente del Mercadito. Venía gente de otro lado y ahí se ponía difícil”.

Según su experiencia, ése fue el principal detonante del dilema que culminó en el procedimiento de saturación: “Aprovechando que estábamos mal mirados, gente de afuera que robaba autos los traía acá y los prendía fuego, para sacar plata por el asunto de los seguros”, cuenta.

“Estuvo bueno (el operativo), pero también fue mucho circo”, considera.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − uno =

Siguenos en Twitter


Cotización de Hoy

Nuestra Página en Facebook!

Estamos en Google Plus

Calendario económico en tiempo real

Encuestas

¿Cómo es nuestro sitio?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

Archivo, Despliega Para elegir el Mes

Formulario de Contacto

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

Comparte esta Publicación

Compártela con tus amigos!