Select Page

Se reavivó un clásico: Bruera vs Alak

Se reavivó un clásico: Bruera vs Alak

El intendente hace lo imposible para que La Rosada se entere de que el ministro juega en contra del FpV y apoya al PRO en La Plata. Por ahora, Nación no se mete

 

Los dos datos centrales en el bruerismo por estas horas tienen nombres y apellidos: Julio César Alak y Florencia Saintout, en ese orden de relevancia.
La situación con el ministro de Justicia es harto conocida, pero recobró particular tensión y atención durante los últimos días. Bruera quiere por todos los medios que Casa Rosada se entere de que uno de sus hombres fuertes le juega en contra al FpV. Elípticamente, Jorge Rial lo hizo sa-ber -para el gran público-, a través de un tuit, el viernes último.
Objetivamente, Alak trabaja para que Bruera pierda. Lo castiga a través de me-dios cercanos, y posiblemente haga fluir fondos o parte de la estructura que le queda hacia el gran rival que tiene el kirchnerismo hoy en La Plata, Julio Garro (Cambie-mos). Todo es tan paradojal como cierto.
La historia viene de larguísima data. Pablo y Gabriel Bruera se anexaron al alakismo gobernante junto a uno de los arquitectos del bruerismo, Mario Rodríguez. Pablo llegó a ser jefe del bloque de concejales de Alak y Gabriel jefe de la juventud, pero siempre como un espacio asociado autónomo dentro del peronismo de aquellos días. Los Bruera rompieron porque el en-tonces intendente no los dejaba despegar. Eso argumentaron. Junto a Piero Rodrí-guez, todos dieron el portazo y obtuvieron el sello del Frente Renovador Platense para ir por la grande. Luego de un intento frustrado, ganaron en 2007.
En la transición, sólo una vez se reunieron Bruera y Alak. Y nunca más se vieron, pero se cruzaron acusaciones de todo tipo. Pablo aún recuerda que cuando asumieron, el 10 de diciembre de 2007, Julio les dejó “campo arrasado” en el Palacio comunal (se llevaron hasta una cocina), pero una gestión nivelada.
Jamás se zanjaron las diferencias. Jamás. Ahora volvieron a salir a flote ante esta situación tan paradojal. De hecho, Alak apoyó en las PASO a Saintout. Pero la de-cana perdió, y hoy huye de la tan mentada foto para mostrar la unidad. De hecho, ella no fue a un encuentro importante del peronismo que presidió Pablo en un local de Aníbal Fernández. Sí estuvo el kirchnerismo puro, pero ella, no.
Alak nunca pudo digerir la derrota de 2007 y lo que él considera la “traición” de Bruera. Pero ya pasó más de una década de la ruptura entre ambos.
El Gobierno nacional, por ahora, no se mete. De hecho, le dio a Alak la posibilidad de colar a un candidato a senador en la seccional (Sebastián Tangorra, en el segundo casillero). Aníbal tampoco media. Scioli, en cambio, es quien más cercano se mostró del actual intendente.
Este clásico de la política platense vuelve a reavivarse, a menos de dos meses de las elecciones generales.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 2 =

Siguenos en Twitter


Cotización de Hoy

Nuestra Página en Facebook!

Estamos en Google Plus

Calendario económico en tiempo real

Encuestas

¿Cómo es nuestro sitio?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

Archivo, Despliega Para elegir el Mes

Formulario de Contacto

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

Comparte esta Publicación

Compártela con tus amigos!