Select Page

Todos los partidos, condicionados por el éxito o el fracaso de un acuerdo entre Macri y Massa

Todos los partidos, condicionados por el éxito o el fracaso de un acuerdo entre Macri y Massa

El miércoles vence el plazo para inscribir alianzas electorales, y si bien hoy parece imposible una alianza entre Pro y el FR, todas las fuerzas políticas evalúan el impacto de las decisiones; los planes del macrismo y el massimo para los últimos días

 

La posibilidad de que el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y el diputado Sergio Massa acordaran competir en una PASO amplia nacional o unir fuerzas en territorio bonaerense ocupó el centro de la agenda política y económica de la semana. Aunque prácticamente cerrado, el debate continúa y alcanza a todas las fuerzas políticas, que todavía hacen cálculos sobre cómo podría afectarlas un entendimiento entre Pro y el Frente Renovador.

Frente para la Victoria. Las matemáticas indican que el Gobierno sería el más afectado por un pacto que unifique el voto opositor, ya que se reducirían sus chances de ganar las elecciones presidenciales en primera vuelta. Hoy, el Gobierno espera alcanzar los 40 puntos en las elecciones de octubre y conseguir una diferencia de 10 sobre el segundo, lo que sería más sencillo con Macri y Massa dividiendo el voto opositor.

El cálculo es más evidente a nivel bonaerense, donde el que gana la primera vuelta, aunque sea por un voto, se queda con la gobernación.

En un ballottage nacional, y en teoría, para Daniel Scioli o Florencio Randazzo sería más sencillo seducir a los votantes peronistas si enfrente tienen a Macri, sin el aporte peronista que podría darle Massa.

Eso hizo que, a comienzos de la semana, las versiones de un acuerdo Macri-Massa despertaran preocupación -sobre todo, en el sciolismo- y reavivaran en la Casa Rosada el rumor de que Randazzo podría ser candidato a gobernador.

Con el paso de los días y las sucesivas desmentidas de Macri, la novela del acuerdo derivó en culebrón y llevó tranquilidad al Gobierno. “Massa se terminó de devaluar y Macri logró hundirlo aún más”, analizaba ayer un funcionario.

Ninguna de las fuentes consultadas quiso demostrar preocupación por un posible acuerdo. En cambio, se entusiasmaron calculando cuántos intendentes le robarán al FR si Massa acuerda con Pro.

Radicalismo. El presidente de la UCR, Ernesto Sanz, clausuró ayer la posibilidad de sumar a Massa en territorio bonaerense. Es más, sostuvo que la candidata de la UCR era la macrista María Eugenia Vidal.

En cambio, los postulantes a gobernador del interior, cercanos al tigrense, sumaron presión sobre Macri. El senador formoseño Luis Naidenoff le pidió “responsabilidad” y el diputado tucumano José Cano dijo que “sería necio” negarse a un acuerdo. Pero hasta allí llegarán: los “radicales con votos” no harán nada que perturbe los frentes que construyeron en sus provincias.

En el improbable caso de un acuerdo, la UCR vería complicarse aún más la pelea por el armado de listas que hoy tiene con Pro y que, en la provincia de Buenos Aires, genera varios dolores de cabeza.

Pro. Luego de que algunos funcionarios porteños impulsaron conversaciones con Massa, el macrismo unificó su discurso y cerró la posibilidad: sólo aceptará que el tigrense deponga su candidatura y, entonces, pretende sumar a algunos de sus intendentes en el norte del conurbano y el interior provincial. En el sur del conurbano, les ofrece a los massistas lugares en las listas de concejales a cambio de fiscales que cuiden las urnas.

Según la línea que fija el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba, Macri considera que un acuerdo con Massa lo “desperfilaría” frente a los votantes que reclaman un cambio. Eso no sucede en las segundas líneas, donde Pro ha incorporado dirigentes con años en el kirchnerismo, pero menos conocidos.

Más allá de la estrategia de campaña, los macristas tampoco confían en Massa como socio político o personal. Si les toca perder con el kirchnerismo, esperan encabezar la oposición, de cara a 2019. Esa idea choca con darle a Massa la posibilidad de ser gobernador bonaerense. Si no consiguen que se baje, prefieren verlo derrotado en las urnas.

Coalición Cívica. Aunque contemplativa con algunos massistas, como el diputado Felipe Solá, Elisa Carrió fue desde el principio la principal objetora de un acuerdo con Massa. La semana pasada, pareció mostrarse abierta a un acuerdo limitado a la provincia (considera peor al precandidato a gobernador del kirchnerismo Aníbal Fernández), pero en las últimas horas clausuró también esa posibilidad. Ayer se mostró con Vidal.

Frente Renovador. El FR no escapa al debate. Massa busca un acuerdo con Macri para disputar la interna nacional o convertirse en su candidato bonaerense. Si no lo consigue, espera que el líder de Pro pague el costo político por facilitar una victoria kirchnerista.

Pero, si consiguiera un acuerdo, perdería como mínimo a tres de los 18 intendentes que todavía lo acompañan, que rechazan ser parte de un frente antiperonista liderado por Macri. La misma postura mantiene José Manuel de la Sota, socio de Massa en el frente UNA. “A mí no me cuenten en el acuerdo con Macri. Yo sigo como peronista que soy”, volvió a avisar ayer el gobernador cordobés.

Progresistas y el FIT. La diputada Margarita Stolbizer nunca concibió la posibilidad de sumarse a un acuerdo opositor. Pero propone que Macri debería librar una interna no sólo con Massa… sino también con Scioli. Considera que los tres forman parte de la misma “calesita”. El Frente de Izquierda (FIT) hace un planteo similar.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − dos =

Siguenos en Twitter


Cotización de Hoy

Nuestra Página en Facebook!

Estamos en Google Plus

Calendario económico en tiempo real

Encuestas

¿Cómo es nuestro sitio?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

Archivo, Despliega Para elegir el Mes

Formulario de Contacto

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

Comparte esta Publicación

Compártela con tus amigos!